DON GIOVANNI (Mozart) En vivo desde el Metropolitan Opera House de Nueva York. Temporada 2015-2016

DON GIOVANNI (Mozart)

En vivo desde el Metropolitan Opera House de Nueva York.

Temporada 2015-2016

29 de octubre. 12:00 h.

*Esta ópera se transmitirá de manera diferida. No en vivo.

Teatro Diana

Boletos: $100 a $250

La temporada de transmisiones En Vivo desde el Met de Nueva York 2016-2017, continúa este 29 de octubre con Don Giovanni, uno de los personajes más aclamados del compositor austriaco Wolfgang Amadeus Mozart.

Simon Keenlyside hace su debut en el Met como el impenitente seductor en la puesta en escena ganadora de un Premio Tony de Michael Grandage.

El director principal del Met, Fabio Luisi, guiará a un elenco que incluye a Hibla Gerzmava como Doña Ana, Malin Byström como Doña Elvira, Serena Malfi en el papel de Zerlina, Adam Plachetka será Leporello, Matthew Rose prestará voz y piel a Masetto, Kwangchul Youn interpreta al Comendador y Rolando Villazón (también debutante) asumirá la vida de Don Ottavio.

Don Giovanni

Ópera en dos actos con música de Wolfgang Amadeus Mozart y libreto de Lorenzo da Ponte. La obra fue un encargo de Bondini, jefe de la compañía del Teatro Nacional de Praga y estrenó el 29 de octubre de 1787 en el Teatro Nacional de Praga bajo la dirección del compositor austriaco.

Acto I

Sevilla, siglo XVII.

La acción se inicia en el exterior de la casa de Doña Ana. Don Giovanni está dentro, enmascarado y tratando de seducirla. La primera voz que se oye es la de Leporello, criado de Don Giovanni, quien espera y se queja de las penalidades de su trabajo.

Aparece entonces su señor, que sale apresuradamente de la casa de Doña Ana; ella va tras él, intentando descubrir la identidad de su enmascarado ofensor. Su anciano padre, el Comendador sale también de la casa y se bate con Don Giovanni; en el duelo, el Comendador resulta muerto.

Don Giovanni y Leporello huyen: Ana y su prometido Don Octavio, descubren el cadáver del Comendador. Antes de salir de escena, Doña Ana hace jurar a Don Octavio que vengará la muerte del anciano.

Don Giovanni y su sirviente andan por las calles cuando aparece una mujer cantando sobre un amante que la ha abandonado. Don Giovanni determina “consolarla”, pero al acercarse a ella descubre que es Doña Elvira de Burgos, a la que él, precisamente, abandonó. Escapa de allí y deja a Leporello el cruel trabajo de obligar a Elvira a escuchar la lista de las conquistas de Don Giovanni.

Ahora la escena es en una aldea cercana. Dos campesinos, Masetto y Zerlina, van a casarse. Llega Don Giovanni y encarga a Leporetto la tarea de echar de allí a Masetto; pronto encuentra fácil deslumbrar a Zerlina con aristocrático encanto: “La ci darem la mano” (“Allí nos daremos la mano”). Don Giovanni está a punto de llevarse a Zerlina cuando aparece Elvira, que canta una aria advirtiendo a la inocente mujer.

Entran Ana y Octavio: en un cuarteto, Elvira les dice que Don Giovanni es un bribón. Mientras tanto, Don Giovanni les señala que la mujer está loca. Doña Ana reconoce a su ofensor por la voz y se lo dice a Octavio: “Or sai chi l’onore” (“Sabe ahora quien me robó el honor”). Solo en escena, Octavio canta el aria “Dalla sua pace” (“De su paz depende la mía”).

Ahora Don Giovanni, solo, canta su intención de invitar a los lugareños a una fiesta y aumentar con ello su lista de conquistas. Se marcha de la escena, y entra Masetto, ofendido con su coqueta prometida. Pero Zerlina consigue que se reconcilie con ella. Entra de nuevo Don Giovanni y los deseos de venganza de Masetto se debilitan ante la invitación a la fiesta. Octavio, Ana y Elvira, enmascarados, piensan unirse a la celebración y atrapar a Don Giovanni mientras ésta ocurra. Los tres pronuncian una corta pero profunda plegaria: “Protegga il giusto celo” (“Proteja el justo cielo”).

En la reunión se escuchan a la vez un minueto (para los señores), una contradanza (para los lugareños) y una danza alemana (que eporello insiste que Masetto baile con él). Don Giovanni intenta de nuevo conquistar a Zerlina y cuando ella grita, Leporello dice que el ofensor ha sido él. Pero la verdad es puesta de manifiesto por Octavio, Ana y Elvira, que se han quitado las máscaras.

ACTO II

Ahora Don Giovanni ha cambiado de objetivo: su presa es una criada de Doña Elvira. Y para lograr su propósito intercambia su traje con el de Leporello. Juega ahora otra burla cruel a Elvira, cantando bajo su balcón una apasionada serenata, en la que le dice que aún le ama; una vez que baja la enamorada la recibe Leporello, disfrazado con el traje de Don Giovanni y cuando los dos se han marchado; éste vuelve a cantar, ahora para la criada. Acompañado de mandolina interpreta: “Deh vieni alla finestra” (“Ah, sal a la ventana”).

Llega entonces Masetto acompañado de unos amigos, con el propósito de dar muerte a Don Giovanni. Pero Don Giovanni, en la oscuridad, bajo la apariencia de Leporello, hace marchar a los amigos de éste y le da una gran paliza. Llega después Zerlina y consuela a Masetto: “Vedrai carino” (“Ven, cariño mío”).

Elvira y el todavía disfrazado Leporello se encuentran con Zerlina y Masetto; después con Doña Ana y Octavio. Pensando que Leporello es Don Giovanni, los cuatro le amenazan, pero ante su sorpresa le defiende Elvira. En un sexteto, Leporello es obligado a identificarse y entonces, con un aria, se las arregla para escapar. Octavio canta de nuevo su amor por Doña Ana: “Il mio tesoro” (“Tesoro mío”) y Elvira pregona su sentimiento de haber sido traicionada “Mi tradi quell’alma ingrata” (“Aquel ingrato me traicionó”).

En un cementerio, Don Giovanni y Leporello contemplan la estatua del Comendador. Se oye de pronto una voz de ultratumba, la de la estatua, que recrimina su conducta a Don Giovanni. Leporello se llena de terror, pero su amo, impávido, invita audazmente a la estatua a que cene con él aquella misma noche; la invitación es aceptada.

Doña Ana ruega a su prometido Octavio que comprenda su dolor por la muerte del padre y acceda a aplazar la boda: “No mi dir” (“No me digas que soy cruel”).

Don Giovanni, por su parte, cena alegremente en casa, mientras unos músicos amenizan la velada; Leporello aguarda de pie según la letra de las canciones que interpretan los músicos. De pronto, aparece Elvira suplicando a Don Giovanni que cambie de vida, pero su petición es inútil. Cuando sale, da un espantoso grito por algo pavoroso que ha visto fuera. Y lo mismo ocurre con Leporello cuando acude para ver qué ocurre: es la estatua del Comendador, dispuesta a cumplir la invitación a cenar que le hizo Don Giovanni. El Comendador entra, habla a Don Giovanni, tratando de que se arrepienta, sin conseguirlo; le da la mano y lo arrastra consigo a las llamas del infierno mientras canta un invisible coro de demonios.

Cuando entran en la estancia Doña Elvira, Doña Ana, Don Octavio, Zerlina y Masetto, todos con la idea de venganza, Leporello les dice que el Comendador se les ha anticipado. El porvenir de cada uno es elegido: Elvira irá a un convento; Doña Ana guardará un año de luto antes de casarse con Don Octavio, Zerlina y Masetto se marchan a cenar y Leporello buscará un nuevo amo.

Todos, con alegre corazón, dicen al público que aprendan la lección que les ofrece el destino de Don Giovanni.

***

Les recordamos la charla de apreciación previa a la transmisión, realizada por el experto en ópera Ernesto Álvarez. Estos encuentros buscan centralizar la atención del público en los puntos que permiten una mejor valoración de la historia, además de resolver dudas o inquietudes posibles. La cita es a las 10:30 am en el lobby de Teatro Diana.

img_7465

Leave a comment

Agarrate te da el Tiempo

Muy nublado
Hoy 06/18 20%
Muy nublado
Cielo prácticamente cubierto. Máxima de 32 C. Vientos del ONO de 5 a 10 km/h que aumentarán llegando a ser de 15 a 30 km/h.
Probabilidad de tormenta
Mañana 06/19 40%
Probabilidad de tormenta
Formación de tormentas por la tarde. Máxima de 30 C. Vientos del ONO de 15 a 25 km/h. 40% probab. de lluvia.
Parcialmente nublado
Miércoles 06/20 20%
Parcialmente nublado
Cielo parcialmente cubierto. Máxima de 31 C. Vientos del ONO de 15 a 25 km/h.